¿Te gustan los relojes? Entérate las diferencias entre los movimientos de cuarzo, automáticos, kinetic y solares

Al momento de comprar un reloj tenemos muchas opciones. No solo lo estético es lo que varía, también lo hacen los mecanismos internos que hacen funcionar al reloj. En la actualidad, además de los ya clásicos movimientos de cuarzo y automáticos se le suman los kinetic y los solares. ¿Qué diferencias tienen? ¡Conócelas en esta nota!

Una maquinaria perfecta

Reloj de movimiento mecánico.

En primer lugar, hablaremos de los relojes automáticos. Este tipo de relojes tiene dentro un sistema de piezas y engranajes que se dan cuerda a sí mismos con el movimiento de quien lo usa. No tienen ningún componente eléctrico y funcionan con el movimiento de la muñeca. Este sistema depende todo el tiempo de quien usa el reloj. Si se deja de mover, el reloj deja de darse cuerda y se detiene.

Otro aspecto que se debe considerar, además es que son más inexactos que los relojes de cuarzo, ya que tienen un desajuste de minutos que hay que corregir de vez en cuando. Esta inexactitud, depende de la marca del reloj y su calidad, pero puede significar diferencias de entre 2 y 10 minutos al mes.

El precio de los relojes automáticos es más elevado que el de los de cuarzo, ya que este tipo de movimiento requiere de una fabricación artesanal y experta. Además, también necesitan mantenimiento. Sus piezas requieren limpieza y lubricación, aproximadamente cada cinco años. Este trabajo debe ser realizado por relojeros que tengan experiencia, no solo por el cuidado del mecanismo, sino también por las condiciones de estanquidad. Si tenemos un reloj que funciona con nuestro movimiento, este debe poder estar en nuestra muñeca la mayor parte del tiempo, incluso cuando pueda mojarse; por eso es tan importante que el mantenimiento sea realizado por personal idóneo.

Quienes prefieren estos relojes, por lo general, no buscan un complemento que dé la hora y ya. Se trata más de experimentar la sensación de llevar en la muñeca una obra de arte mecánica. Una maquinaria perfecta que, funcionando sin ningún tipo de energía, es capaz de medir el paso del tiempo de manera eficaz. Los relojes automáticos suelen representar un bien preciado para quienes los poseen y pueden pasarse a través de generaciones. Al no tener componentes eléctricos, estos pueden guardarse sin riesgo de deterioro para el mecanismo. Además, por más que pase el tiempo, siempre podrán repararse. Los relojeros pueden confeccionar nuevamente las piezas que se averíen y realizar los reemplazos, debido a su fabricación artesanal.

La hora exacta

Además del automático, otro de los mecanismos de reloj más extendidos es el de cuarzo. Este es el más utilizado. Funciona con una fuente de energía, una pila, que da impulsos eléctricos a un cristal de cuarzo. Este cristal, por sus propiedades, vibra al recibir los impulsos y hace posible el funcionamiento del reloj.

La gran ventaja de los relojes de cuarzo es la precisión con la que dan la hora. Esta exactitud solo se ve afectada cuando se agota la batería, sin embargo no es necesario más que realizar el reemplazo para que vuelva a funcionar con normalidad. Otro punto importante que tienen los relojes de cuarzo es que son más baratos que los automáticos y no requieren mantenimiento. Lo que debe tenerse en cuenta es que, si el reloj es resistente al agua, es necesario asegurarse de que al cambiar la pila se restablezcan sus condiciones de estanquidad.

Una pila que no se agota

Reloj con movimiento solar. También conocidos como “Ecológicos”

Los relojes solares cuentan con una batería recargable que se abastece de energía lumínica. Esa batería da electricidad al mecanismo y hace que este funcione. El reloj se carga con luz, ya sea solar o artificial. La batería almacena la energía y puede funcionar hasta seis meses más sin recibir ningún tipo de luz. Incluso, muchos cuentan con funciones de ahorro de energía que, cuando no reciben luz detienen las manecillas, mientras el mecanismo sigue funcionando. Luego, cuando vuelven a recibir luz, las manecillas giran rápidamente hasta posicionarse en la hora correcta.

Se consideran relojes ecológicos, ya que no es necesario cambiar su batería. Año a año se han mejorado estos mecanismos para extender la vida útil de la batería. Hoy en día, existen relojes solares pueden funcionar hasta ochenta años. Esto ocasiona un menor impacto ambiental, en comparación con los relojes de cuarzo. Muchas marcas incluyen líneas de relojes con este tipo de movimiento y su precio, si bien es más elevado que el de los de cuarzo, es menor que el de los relojes automáticos.

Energía cinética

Por último, hablaremos de los relojes kinetic. Este tipo de movimiento es muy similar al de los relojes solares. También poseen una batería recargable que almacena energía. Pero, en este caso, la energía requerida es el movimiento. Del mismo modo que los relojes automáticos requieren nuestro movimiento para funcionar, los relojes kinetic también. Solo que, en este caso, tienen un acumulador que conserva energía.

Al igual que los solares también son relojes ecológicos por no tener baterías desechables.

Una elección personal

Como hemos visto hasta aquí, existen distintos tipo de relojes y cada uno cuenta con sus particularidades, aciertos y desventajas. Sin embargo, el reloj es un complemento muy personal, ya que se lleva la mayor parte del día puesto. Por eso, la elección del tipo de reloj será de acuerdo con las preferencias de cada persona y, también de su presupuesto.

Los precios de relojes varían tanto como uno pueda imaginar. Existen muy baratos y los hay de precios muy elevados. Si te gustan los relojes automáticos, una buena opción siempre es mirar en el mercado de segunda mano, ya que al no deteriorarse con el paso del tiempo pueden encontrarse modelos de excelentes marcas, a precios mucho más convenientes que comprándolos nuevos.

Pero esto no sucede exclusivamente con los relojes automáticos. Los relojes con mecanismos de cuarzo también tienen su lugar en el mercado de segunda mano, en especial, aquellos de marcas de calidad.

Como hemos visto hasta aquí, las opciones son muy amplias y todas tienen sus ventajas. Esperamos que la información que te contamos aquí te ayude a encontrar el reloj que mejor va contigo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

LB2019J5

¡Copia este código y agrégalo en el carrito!