El calor y los días largos del verano son nuestros favoritos para disfrutar al aire libre, ¿te gustaría disfrutarlos con un hoverboard? Los patinetes eléctricos hoverboard pueden resultar muy divertidos para jóvenes y adultos. Entérate qué debes tener en cuenta si estás pensando en comprar uno.

Los patinetes eléctricos y el hoverboard

La categoría de patinetes eléctricos es amplia. La primera representación que se nos viene cuando hablamos de patinete eléctrico, probablemente sea la del vehículo con una rueda trasera, una delantera y manillar. Pero, actualmente esta categoría ha crecido con otro tipo de vehículos, por ejemplo, el hoverboard.

Pero, ¿qué es un hoverboard? Es una tabla autobalanceada con dos ruedas en paralelo y sin manillar. Estos vehículos tienen sensores para controlar el movimiento. Si los pies se inclinan hacia delante, el hoverboard avanza; si se inclinan hacia atrás, retrocede, y si se inclina uno solo, gira.

Dado que son eléctricos poseen batería y el tiempo de carga varía de acuerdo con el modelo elegido. En el mercado existen diferentes tipos de hoverboard con distintos niveles de autonomía y de velocidad. Algunos alcanzan los 30 km y una velocidad de 25 km/h. El peso aproximado que soportan es entre 20 y 100 kg.

¿Son difíciles de utilizar?

Este sistema de movimiento tiene la particularidad de no tener ningún tipo de manillar, como podemos observar a simple vista. Esto significa que el control del hoverboard se realiza con el cuerpo de quien lo utiliza.

Esto es posible por sus características físicas. Las ruedas se encuentran equidistantes del centro. El centro del dispositivo se mueve en leves giros que hacen que se desplace del modo que queremos. Tiene un giróscopo, cuya función es realizar mediciones para conocer la posición de quien se encuentra montado en él y su punto de equilibro.

El punto de equilibrio lo es todo. Por eso debemos asegurarnos de pararnos en una posición cómoda sobre la tabla. El centro de gravedad se encontrará en la cadera, por lo cual, poner los pies bien separados sobre el vehículo dará mejores resultados.

Al comenzar a utilizarlo, lleva un tiempo controlarlo totalmente. Tanto para subir a la tabla como para descender no deben realizarse movimientos bruscos. Dado que quien maneja es nuestro equilibrio, es fundamental no hacer movimientos que nos desequilibren y que ocasionen que el hoverboard salga disparado en cualquier dirección.

¿Por dónde se puede circular?

Cada país y cada ciudad tienen su propia regulación al respecto. En líneas generales, con ser conscientes basta. Si en algún sitio está expresamente prohibido su uso, pues allí no se puede usar. Por el contrario, si no está prohibido, debemos tener las precauciones usuales. Si estamos desplazándonos por un lugar donde transitan muchas personas debemos procurar no molestar a los peatones y que no se den situaciones inesperadas que puedan hacernos perder el control de la tabla.

Qué tener en cuenta a la hora de comprar

Sin dudas este vehículo puede resultar muy divertido. Es una forma diferente de trasladarse y también entrena nuestro equilibrio. Si estás por comprar uno asegúrate de que provenga de fabricantes confiables, busca reseñas y opiniones de otros usuarios. En el mercado existen de diferentes precios y características, el que elijas dependerá del uso que le quieras dar. Si es un uso ocasional no querrás invertir demasiado, pero no pierdas de vista que cumpla con las normas vigentes y que tenga garantía. Si lo usarás con frecuencia y como medio de traslado, presta atención a los aspectos de seguridad, rendimiento y también la cobertura de la garantía.

Abrir chat
¿Necesitas ayuda?
Hola 👋
¿En qué podemos ayudarte?
Powered by